domingo, 21 de marzo de 2010

99. QUE VUELVAN LOS MAJARETAS!!!


Si algo me gustaba de trabajar en la noche eran mis majaretas... y el llegar a casa contando anécdotas. Pero algo está pasando, y es que se están volviendo cuerdos...

Creo que tengo algo de culpa. Maldita educación y malditos "gracias", "por favor". Malditas sonrisas y maldita amabilidad! Mucho me temo que lo estoy contagiando...

A ver, si es que a mi me metieron mucha caña con eso del saber comportarse, qué le vamos a hacer... Y qué le hago yo, si le digo "gracias" hasta al que me pide cambio pa tabaco (y luego me doy cuenta de que debería ser al contrario)... Incluso en ocasiones he llamado al del butano o a la de vodafone, y me he despedido con un "gracias, un beso..."

Por no hablar de cuando me piden dos tubos y, por inercia, le doy dos besos al tipo. Pero me sale mecánico, oye... Y sin conocerlo ni na...

También, como la vida me enseñó a que si tratas bien a un maleducado, se descoloca, pues así voy sumando y sumando "gracias", "por favores" y "un besos", y a lo tonto a lo tonto, he contagiado a la clientela...

Lo que antaño era un suplicio y me hacía sentir esclava del sediento, ahora es un huír de halagos constante (que aunque sé que son buenos, a mi me dan vergüenza porque no sé qué cara poner).
Y los ejemplos que cuento no son exageraciones, ni yo trabajo mejor que antes, ni na de na, en serio... Es puro contagio...

O alguien ve normal que cada vez (y "cada vez" es CADA VEZ, o sea: TODAS LAS VECES)que paso la balleta por una mesa me digan:
-gracias, Rakel. Pero qué limpia eres!- y yo muerta del corte.

Si recojo unas botellitas de enmedio:
-Gracias Rakel. Pero qué apañá que eres!- glups...

¿Que se cae un vaso y voy a limpiar el desperfecto?
-Gracias, Rakel, estás en todo siempre...-aaaaahhhh...
Cuando no me piden la balleta para limpiarlo ellos, y si digo que no, que por favor, que lo limpio yo, tiran del trapo para quitármelo (en una auténtica batalla de forcejeo))y no estorbarme...
Y si el vaso se rompe me piden perdón veinte veces por haberlo roto... Y yo:
-Tranquilo, si es lo normal en un bar...
-No, no, no me gusta nada haberlo roto, me siento fatal...
-Oye, en serio, que es solo un vaso...
-Ya, pero lo he roto, sin querer, pero lo he roto, lo siento... Dónde está la escoba, por favor, que al menos lo barra yo...
-Tranquilo, tranquilo...-y me agacho a coger los cristales...
-NOOOOOO...TE VAS A CORTAR!!! CON LAS MANOS NOOOO!!!!- a voces, eh?
...pero mis manos están preparadas, y en cuanto que puedo, huyo con los trozos...

Una vez estaba fregando el baño, que estaba encharcado y una señora me dijo:
-Mientras yo esté aquí, no hagas eso tú, madre mía, tú dímelo a mi...!- lo prometo, eh?

¿Que viene uno que toma cocacola todos los días y le pongo la cocacola sin que me la pida? (porque SÉ que tomará cocacola, porque lo hace siempre, no por otra cosa):
-Gracias Rakel, lo bueno es que estás pendiente siempre.... antes de que te pida tú ya... siempre atenta...- socorro...

Por ejemplo, antes venía una pandillita a la que temía, porque aunque beben tubos únicamente, lo hacen en exceso y se ponen pesadísimos. Siempre se iban los últimos y costaba echarlos. Y ráramente no rompían algo o tiraban al suelo cosas, y para pagar eran un auténtico suplicio...

Pues bien; ahora vienen mucho más serenos (todos), no manchan NADA, pagan al instante y sin rodeos... y encima me traen los vasos de la mesa en cada ronda para que no me moleste yo!!!
Y cada vez que les sirvo me dicen "gracias", me piden las copas "por favor" y cuando llega la hora de cerrar uno de ellos se pone en pie (se van rotando) y grita:
-A ver, es la hora de cerrar porque esta mujer estará cansada de aguantarnos, así que todos en pie, vaya ella a pensar que no tenemos casa!!!- y se levantan ipso facto y se marchan, trayendo a la barra hasta el cenicero, despidiéndose con la frase:
-Gracias por aguantarnos.
Para alucinar.

En el bar donde trabajo la gente suele traerse frutos secos y chuches. Antes cuando yo entré a trabajar al bar éste, era un coñazo el suelo, lleno de cáscaras de pipas, miles de bolsas de gusanitos medio vacías por ahí, papeles...

Pues ahora lo echan todo en los ceniceros, los paquetes vacíos los doblan y los dejan como para una exposición, y al final, lo meten todo en la bolsa que les dieron en la tienda y SE LO LLEVAN A LA PAPELERA DE LA CALLE!!!
Como os lo cuento...

Y si en medio de la noche se me ocurre ir a vaciarles los ceniceros de cáscaras sus frases son:
-Ay, Rakel, qué vergüenza, qué desatres que somos! Pensarás que vaya marranos que han venido al bar hoy!- y yo coloradísima, porque son increíbles, en serio...
-Que no, qué va, por favor... Si sois super limpios echando todo al cenicero, anda, si yo os lo agradezco un montón...
Y ellos:
-pero siempre tenemos la mesa llena, perdón, perdón, discúlpanos, de verdad, nos da mucha vergüenza...
Flipo. Porque a la que le da vergüenza es a mi, por no ponerles un cenicero más grande para que no tengan que tirar de bolsa...

Antes, por ejemplo, cuando ibas a limpiar una mesa, tardabas un siglo porque la gente estaba en medio de su charla y tenías que estar levantando vasos, preguntando si les sobraba alguno, o si me llevaba alguna botella, que si el teléfono, un chicle...

Ahora llego a la mesa, la gente sigue charlando, pero en cuando que me huelen APARECEN MILES DE MANOS que levantan TODOS los vasos, botellas, ceniceros, móviles, etc en cuestión de segundos, y entre todos colocan en una esquinita de la mesa los envases vacíos coreando:
-Gracias, gracias, gracias...

A veces me da fatiga ya ir a limpiar por el corte de los "gracias" y los porfavores"...

Lo normal es que en una barra, si el camarero se pone a hablar y no se da cuenta de que hay clientes esperando, éste se mosquee y pida con malos modos, verdad?
Pues en mi bar no. Y aunque no es corriente que me pase porque estoy atenta siempre, en mi bar la gente me pide perdón por interrumpir mi conversación para pedirme. Yo siempre digo:
-No, por favor, no te preocupes, si yo estoy aquí para poner copas, traquilo...
Y la respuesta siempre es:
-Nada, nada, termina de hablar, en serio, si no me importa...

A veces estoy poniendo música en el ordenador que es de espaldas a la gente (y reconozco que ahí me enfrasco y no me entero de nada) y cuando me doy la vuelta me veo a cualquiera esperando a ser servido, a un metro de mi (pudiendo haber estirado la mano y haberme dado un toque en el hombro), que sabe mi nombre y podía haberme llamado, pero que prefiere esperar, en silencio, para no molestarme en lo que esté haciendo...

Cuando lo veo y digo:
-Ay, perdón, que no te había visto ¿llevas mucho tiempo?
Y la respuesta es siempre:
-Tranquila, no pasa nada, tú haz lo que tengas que hacer que a mi no me importa esperar, de verdad...

Si pongo música antigua, siempre "he tenido telepatía con alguien que quería escuchar ese tema", si la pongo lenta, "era la canción de su vida", si pongo una ranchera para cerrar, era "su tema favorito", si pongo flamenco, "hacía mucho que quería escuchar esa canción"... Ponga lo que ponga siempre hay un agradecimiento. Lo juro. Es algo constante.

Los que eran maleducados ahora son los más agradables, los que tenían greñas sucias, ahora van con coleta, o se han cortado el pelo, incluso siento que ahora vienen afeitaditos... Los malolientes se lavan y perfuman... Todo es POR FAVOR y el final es GRACIAS...
QUÉ ESTÁ PASANDO????

5 comentarios:

Ran Chi dijo...

¿Y por qué quieres que vuelvan los majaretas? Ese es el Paraíso de los camareros!!!

mOe:) dijo...

Es la crisis, que nos asOlA :)

siouxie dijo...

Ese bar puede que ahora no sea tan "frikioso",pero desde luego, como dicen Ran Chi, es paradisiaco!
Claro que ahora tendrás que tirar más de imaginación para inspirarte, porque a falta de frikis...
:)

greengirl dijo...

ya iré yo a tirarte cáscaras de pipas al suelo, mear sin tirar de la cadena y engorrinarte las mesas sin disculparme!pero qué va a ser esto?!!?!
muaks!!!

Luislo dijo...

es el amor al ser humano. es el amor al ser humano BUENO. Que se pega. Unos lo llaman budismo, (sin yo ser nada de eso), y como te dedicas a tratar bien a todos los seres y animales y plantitas pues la naturaleza te lo devuelve con gestos. Me ha encantado tu historia. Si fueras maleducada y llevaras un moco como un demonio y no limpiaras los ceniceros y no limpiaras seguro que ese bar sería un desastre, como tantos otros. Apuesto un pie a que además de afeitarse y ponerse coleta son mejores personas en el día a día!