miércoles, 13 de enero de 2016

73. Los petardos y "la Antoñi"




Cuando vivía en Leganés, deseaba con ansia el momento vacaciones, sobre todo porque en navidad venía a Córdoba a ver a mi madre y nos íbamos a casa de mi abuela a La Fuensanta... frente a los "bloques rojos".

Qué buenos recuerdos los de ese barrio... y qué maravillosa mi vecina "a Antoñi"..
Puede que tuviera un año más que yo y, en aquella época, creo que habría dado un brazo por ser ella si me lo hubieran ofrecido. Era mi ídolo!!!

Trece años tendría aquel año y su madre le dejaba ponerse tacones. ¿Tú sabes lo que es que alguien PUEDA ponerse tacones a esa edad??? Ay... cómo la envidiaba!!!
A mi jamás me lo hubieran permitido! Jamás hubiera osado ni preguntarlo!!!

Pues "la Antoñi" llevaba tacones con los vaqueros y eso me hacía tenerla en el más alto pedestal de lo que me gustaría ser. Y en edad de desarrollar, el culo gordunchi de mi amiga hacía que de espaldas casi diera el pego de que era una mujercita. Sueño de cualquier niña de mi edad...

La auténtica cordobesa guapa de nariz bien formada. Su pelo rubio y con ondas alborotadas. Sus siempre con recogidos repentinos -con una goma que llevaba en la muñeca- en la parte alta de la cabeza, porque le molestaba el pelo, y lo de atrás suelto, lo que le daba un toque de belleza espontánea que agudizaba mis complejos y los multiplicaba por mil...

Sus ojos chiquitos eran azul cielo, preciosos, achinados al reír... Y encima, no contenta con tener derecho a su poquito de tacón, su madre le dejaba también echarse rimmel, por lo que su mirada un pelín churreteada por las pestañas de abajo era ya una bomba. Y brillo de labios. Que ella decía que era "vaselina, porque se me cortan" pero yo tenía clarísimo que era un pintalabios rosa.

Tenía idealizada a "a Antoñi" Era mi prototipo de chica guapa y TODO lo que hiciera la Antoñi, para mi era LO MÁS....

Por ejemplo, cuando dábamos un paseo, me hacía entrar en todos los portales del barrio pa marcarse un taconeo con sus tacones. Porque en los portales suena guay. El eco y eso...

No estoy de broma.
Se paraba en todos.
Tacatá..tacatá..tacatá... comenzaba su baile y yo observaba alucinada esos pies de tobillo regordito con ESE TACÓN con calcetín, intentando memorizar el compás para probarlo yo en casa (vamos, que luego ni de coña, que la suela de mis feos zapatos no sonaba a na, si acaso -al ir chocando con la planta al estar siempre despegados- parecía que aplaudía...)

Otra cosa que admiraba de la Antoñi era su capacidad pulmonar para pedirle el bocadillo de la merienda a su madre, vecina del cuarto de mi abuela.

-MÁ-MAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA.....!!!! TÍRAME UN BOCAÍLLO DE CHOOOOOPEEEEHHH...!!! (en la Fuensanta era muy típico comunicarse entre calle y casa a grito pelao). Y la madre se lo bajaba desde el balcón con un cubo y una cuerda. Y eso lo juro.

Tan obsesionada estaba con "la Antoñi" que cuando regresaba a Madrid, donde el "choped" no era común ni se había escuchado nunca, me tiraba el rollo con mis amigas diciendo que había estado en Córdoba con mi Antoñi y comiendo -creyendo que ese embutido debía ser algo rollo gourmet-bocadillos de "chopes" (porque como yo tenía un acento muy fino, daba por sentado que cualquier palabra cordobesa acabada en "h" aspirada, sin lugar a dudas se traducía en "s").

Y la última cosa que admiraba de la Antoñi era que cuando algo le encantaba agitaba la mano con la palma hacia el pecho, de una manera increíble que hacía que sonara como un "clac clac clac clac clac" maravilloso, mágico, superchori, que unido a la frase "ese vehtío eh un tacaso guapo, tía!!!"... pues eso... que yo quería ser la Antoñi y punto.
Y aquella tarde compramos petardos, típicos también del barrio...
Primero fuimos a la casa de la "kingkona", vecina del bajo como mi abuela, con sus rulos siempre puestos, y su ventana estaba justo antes de entrar en el portal. La llamaban así por ser esposa del "kingkon" y tenían un "mal bajío" increíble ambos y todo les molestaba. Lanzamos uno por su ventana y salimos huyendo.
Luego pasamos por la ventana de otra vecina del portal de al lado, "la gata negra", viuda, de luto perpétuo y aspecto terrorífico.... De esas superviejas con las cejas pintadas de marrón... Así que otro petardito por la ventana y...a correr!!!
Hicimos la ronda petardil y nos paramos a descansar en "los bancos". Ese lugar emblemático del barrio donde salían las abuelas en las noches calurosas con sus sillas a tomar el fresco.
Era la hora de la siesta y no había un alma.
Habíamos gastado todos los petardos de "aduro" y los de "apeseta". Nunca lo entendí pero "la Antoñi" los pedía así en el puesto. Bueno, pedía así todas las chuches...
-Dame un chicle de "aduro" y tres caramelos de "apeseta". Quizás era lo mismo que decir "arradio" y "amoto", porque creo que era otra de las cosas que imitaba de mi amiga cuando llegaba a Madrid y recuerdo que me miraban raro.
Nos quedaba un petardo de esos que tienen un palito largo, que se pinchan en el suelo y se encienden, y suben alto alto y cuando no pueden más... explotan en el cielo. El famoso petardo de "trenta" (tampoco sé por qué no se decía treinta pesetas, solo "petardo de trenta".)
Lo pinché, lo encendí, nos alejamos y... ooooohhhhh... se rompió la mecha.
-Bien-pensé- Es mi momento de hacerme la chula con "la Antoñi". Mi minuto de gloria.
Yo sabía que en esos casos, se partía el petardo por la mitad, y se prendía cada una de las mitades por el lado roto y salía un surtidor de chispitas como de bengala. "La Antoñi" era una cagona y YO LO SABÍA. Ju...
Así que cogí mi petardo, lo convertí en dos mitades y encendí una de ellas...
Un arcoíris de estrellas brotaron de aquel agujerito bajo aquella preciosa mirada clara de mi amiga y mi pose de enteraílla... 10 segundos duraba, no más...
-Si no pasa nada, tía!!!-grité emocionada por su alucine ante mi valentía.
Agarré la otra mitad, cerilla en mano...
-Mira, ni siquiera quema!!!!- y coloqué la mano muy cerca de aquel chorro de fuego envalentonada por su sonrisa...
...En ese instante, en décimas de segundo, recordé que cuando el petardo original subía al cielo, explotaba algo. Y me pregunté dónde iba a parar ese "explotido" cuando se pasaba a esa fase B de quemar las dos mitades...
...Y con esa pose chuleta y mis ojos abiertos mirando a "la Antoñi" estaba cuando....
....POOOOOOOMMMMM!!!!!!-explotó en mi mano.
Socorro... Juro que pensaba que se había acabado el mundo. Que estaba en el cielo o algo de eso...
Lo veía todo borroso y estaba petrificada en aquella postura todavía. Un pitido fino comenzó a sonar en mi oído izquierdo y por entre la nube de humo divisé el gesto torcido de "la Antoñi" observando mis dedos....
La yema del índice estaba reventada y sangrando. Y los dedos colindandes, amarillos y llenitos de burbujas de sangre dentro de la piel. Yo notaba la mano MUERTA literalmente.
Corrimos al portal de nuestra casa, coincidiendo que salía de la suya la kingkona, socorro, que agarró del brazo a mi idolatrada Antoñi, le metió un gran meneo y gritó:
-VOSOTRAS HABÉIS SIDO!!!!-
...
Un hilillo de voz de niña educada salió de mis labios:
-Perdone usted, no me puedo parar que me acaba de explotar un petardo en la mano...-y jadeando entré corriendo a casa de mi abuela que con los gritos había ya abierto su puerta.
Qué dolor, qué dolor...!!! socorro... Lo peor de mi vida... Mi abuela poniéndome la mano bajo el grifo, echando agua dentro de mi yema del dedo levantada... yo llorando... el pitido...
Según parece, mientras la kingkona zarandeaba a mi Antoñi de mi alma, su madre casualmente bajaba con una silla dirección al tapicero. La kingkona pensó que era para luchar, y sacó también ella una silla. El abuelo de "la Antoñi", con demencia senil, la insultaba por el hueco de la escalera... Se armó la traca en el portal. Mi abuela entraba y salía de mi habitación, donde yo moría de llanto en la cama con los deditos vendados, y me iba poniendo al día de la bronca sin enterarse de los motivos de ella...
Ay máma mía... qué dolor de mano... qué fatiguita pasé...
No dejéis que los niños jueguen con eso, por dios...

14 comentarios:

Ada dijo...

Me ha encantado la anécdota... ¡ojo! El final no, que ese me ha dolido.

Hasta me he pillado yo sola diciendo en voz alta de "apeseta" jajaja

siouxie dijo...

Ay qué penita de mano, y qué susto más chungo, tía.
Yo odio los petardos, me sobresaltan, me atronan, me molestan y son peligrosos.
Lo que sí me gusta son los fuegos artificiales, pero vistos desde lejos, a buen recaudo de las chispas y explosiones peligrosas.

Pumpy dijo...

Odio los petardos!!!!
A mi hermana de pequeña, en las ferias, unos graciosos le tiraron uno dentro del auto de choque, y también se hizo mucha pupita. ¡Malnacidos!

Tu "Antoñi" me ha recordado a mi "Espe". Una amiga de la infancia a la que luego le perdí la pista. Una niña fuerte, con un carácter arrollador, a la que veía sólo durante el verano, y que me dominaba por completo. Yo hubiera querido ser como ella. No le tenía miedo a nada, y todos los demás niños la respetaban. Además pintaba cuadros y hacía esculturas, ... Eso sí, tenía un genio que ni te cuento. Quizás te copie la idea y le dedique un sitio en mi blog.

Un beso enorme.

Ese oscuro objeto de deseo . dijo...

Al final que paso con la silla ...No se liaron a leñazos ¿no? .Mira que si por un mal rollo de estos ...

Tu de chica tuvistes que ser una elementa esagerá ....

Me encanta este blog.

Una ñ toa ella.

DeBea dijo...

Hola! soy de Córdoba, y no sabía que tenías un blog..de casualidad te he visto! me encantan tus anécdotas! y lo divertida que eres...te conozco por tu música claro!! un besoo!!

xiriflus dijo...

Hola , enlazando comentarios he llegado hasta aquí desde "vayaustedasaberdonde". Total, que he estado un rato leyendo y me he divertido mucho, me gusta como cuantas las cosas y he recordado mi infancia. Saludos desde Valencia en plenas fallas, rodeada de petardos :-)

Jony_JC dijo...

Jaja lo de 'apeseta' lo decía mi padre, igual que 'amoto' y 'afoto' jaja
Aunque casi nunca escriba te leo cada vez que actualizas! y me encanta jaja
Un beso Rakeel! :)

azagra dijo...

jejeje..esos zapatitos me recuerdan a El dorado, de la Electric Light Orquetra...venga,recuerdos!

Chel dijo...

Siempre paso, besos!

REVUELTA dijo...

Win, en la verbena de San Juan es el único día que digo tacos por todo el año. La culpa la tienen los petardos. Una amiga me dijo que el tirarlos le liberaba de violencia, a lo cual yo le contesté: a mi me la crea.
Como siempre, tus relatos me encantan.
Un beso

Tenblog dijo...

jijiji
me ha gustado mucho!! me ha recordado a mi antiguo barrio a mi ex-amiga.
Los petardos....no gracias. Soy hipersensible a todo lo que sean sustos, sobresaltos..etc.

Ada dijo...

¿Ánde andas?
Muack

Marnofler dijo...

venticinco de diciembre, fum, fum, fum...

MUCHAS FELICIDADES MI ARMA!

Anita dijo...

Rakelll!! dónde estás q llevas mucho sin actualizar?? Q se te echa de menos mujer!!