domingo, 18 de abril de 2010

101. MUNDO MONSTER...


Hace años yo trabajaba en un bar...

Como era una estructura grande de chapa al aire libre y a la vera del río, en invierno hacía mucho frío. Para calentarlo, se usaban unas estufas de gasoil o algo de eso, gigantes, que echaban aire caliente a lo bestia...
Dentro de la barra teníamos nuestro propio cuarto de baño con espejo para uso del personal...

Una noche, entro a hacer pipí y, lo típico, te miras en el espejo antes de salir y... OH... Me vi particularmente horrible. Y no estaba de bajón ni nada... (sabemos que el estado de ánimos nos influye en nuestra visión). Es más; yo estaba super feliz... pero fea. Fea a más no poder... Vamos, un monstruo...

La cosa es que por más que me miraba no entendía el motivo de estar tan absolutamente horrenda. Era algo nuevo en mi cara, en serio. Algo que me daba un toque monster monster... Más fea que en mis días más bajos. Más fea que nunca...

Y bueno... me fui a la barra a seguir currando bastante agobiada porque realmente no me podía reconocer en ese espejo...

No podía concentrarme en el trabajo. Es como si hubiera visto un rasgo en mi desconocido anteriormente. Como si algo en mi gesto habitual se hubiera transformado... Y lo peor. Los clientes estaban igual de feos que yo. Particularmente horribles. ¿Qué cojones pasaba? ¿me estaría volviendo loca? ¿se estaría acabando el mundo?
Por lo que no pude evitar volver a aquel espejo en cuanto hubo un claro en el bar...

-¿qué coño tengo en la cara?- pensaba- soy otra persona... qué me pasa?- me martirizaba...
Observé mi cara de arriba abajo, centímetro a centímetro, a ver si encontraba el motivo...

Y lo encontré.

En mi nariz. Era como si mis agujeros de respirar fuesen enooormes y oscuros... Era como si llevara gafas de sol en la nariz!!!... Agujeros gigantes que despistaban la atención. Más grandes que mis ojos, más grandes que dos castañas de temporada...
Me vi cara de German Monster!!! lo juro...

-Me estoy convirtiendo en una "respiradora"!!!- pensé- Eso me pasa por "oler tanto las cosas"!!!- me quería morir...

...Cuando pasé el dedo por uno de esos túneles de mi cara, observé que se quedaba manchado de negro!!! Ay...

Las máquinas esas de calor estaban soltando una especie de carbonilla que estábamos todos respirando!!! Y claro, esos pizquitos negros se iban pegando a los agujeros de la nariz, agrandándolos a lo bestia y oscureciéndolos... jajaja... Por eso se veían enormes!!!

...Volví a la barra y... es evidente! Todo el mundo estaba feísimo porque todos tenían esos dos enooormes agujerísimos negros gigantes en sus caras!!!!

Guardé mi secreto y cada 5 minutos volví a ese espejo a convertir mi nariz en "normal"... con lo cual, pasé a ser la más guapa de la reunión...

Lo peor es que NADIE SE DABA CUENTA!!!

Familias y familias monsters bailoteaban en la sala divertidos, con esas narices "germanmonster"!!! jajajaja.. Y se echaban fotos!!! jajajajjaja..
Cuando vi que mi compañero de barra tenía uno solo de sus agujeros gigante y el otro normal, (supe que se había metido el dedo en la nariz) me dió pena y volví al baño con lápiz y papel:

-" MÍRATE LOS AGUJEROS DE LA NARIZ.

LÍMPIATELOS CON PAPEL.

VUELVE A MIRARTE AL ESPEJO

JAJAJAJA.... LO NOTAS???"

...y lo pegué en el espejo.

Y le dije que fuera al wc un momento y luego me contara...

El pobre llegó descojonao, y a partir de es momento pasamos dolores de barriga profundos de la risa... La gente llegaba a la barra a pedir con esas narices que parecía que tenían dos moras de gominola pegadas... jajaja... Uno con un sólo agujero, otros, los que se drogaban, con la aletilla manchada de haber aspirado y haberse "tocado" con los dedos llenos de carbonilla... jajaja... Poseíamos el saber de un secreto que nos convertía en los más bellos del lugar...

A última hora iban ya como carboneros, con tiznajos por todos lados...jajajaja...

Lo gracioso fue cuando fuimos la plantilla -y los que se adosaban- a desayunar... Vaya caras!!! Y nadie se daba cuenta ni hacía el menor comentario!!!!

Al día siguiente confesamos a los jefes la necesidad de limpiar las estufas para no intoxicar al planeta, pero la risa que pasamos no nos la quita nadie...

3 comentarios:

M. Murphy dijo...

jajaja qué asco de estufas xdd !!la anécdota me trae recuerdos a una barbacoa en la que todos llevaban restos de carbonilla por la cara, y cuando al tiempo pregunté, todos me contestaron que si no te manchabas la cara, las cosas no sabían igual.....jajaja.cosas de los güertanos.....jajaja, menuda banda de antropófagos....jajajaja

Los caretos en el desayuno debieron ser increibles, el demacre propio de una noche non stop, más restos de carbonilla por orificios varios..jajaja.........menuda foto.....jajaja

Toñi (picapusa) dijo...

me meo toa!!! jajajaja

Anónimo dijo...

yo estuve alli.y si bien negra estaba la entrada ala cueva...
los tesoros que albergaban no se quedaban atras .....parecian galleticas de oreo..jur jur...