sábado, 4 de julio de 2009

80. Bueno, no pudo ser...

No soportó las 48 horas posteriores a la anestesia...

Cuando la veterinaria me ha llamado para darme la noticia me ha costado mucho trabajo mantener la conversación... Tampoco quería que ella se sintiera mal, no sé cómo explicarlo... Ha hecho lo posible, lo sé, lo posible por salvarla... Y he tenido que dejar a mi chico al teléfono con ella finalmente porque no podía ya...
...Ayer no me llamó y bueno, ni me planteé que hubiera habido ninguna complicación. Anoche se fue la marujita, y la doctora ha esperado hasta hoy, esperando el milagro que no pudo ser...
Ella también estaba afectada, estoy segura. Ha pasado suficientes horas con ella como para cogerle cariñito...
Cuando ves a una persona frente a un animal, si eres un poco sensitiva notas al instante su sensación... Unos no prestan atención, otros los acarician pero te hablan de ácaros, microbios, que si los perros chupan culos y luego te lamen... A algunos les apasionan, pero distinguen perfectamente entre animal y persona... Y luego quedamos los demás. Y esa mujer es de ese último grupo...
Soy capaz de sentirme igual de cerca de una persona que de uno de mis animales, a ver, qué le hago...
También soy consciente de que hablo tanto de mis bichos, de sus comportamientos... que mucha gente les tiene más cariño de la cuenta por cómo interpreto sus vidas día a día... pero es que me llaman mucho la atención las cosas que hacen, cómo se comunican... (en las personas me pasa igual, que conste).
Y bueno... una tortuga no es un perro, que te mira, que lloriquea, que te pide mimos... No gesticula, no te lame... pero me cuesta un trabajo enorme imaginar cómo serán mis próximos días sin mi guapa...
Cuando tienes animales muchos años, sus costumbres se convierten en las tuyas... Y aunque los educas en cosas básicas, lo normal es amoldarte tú a sus cosas, porque es mucho más fácil...
Cada vez que limpio una lechuga, desde hace 15 años, pienso en mi tortuga. Y le guardo las hojas más grandes remojadas en agua para que crujan... Cada vez que pelaba zanahorias, o pepino (que le encantaba). Sus tomatitos.... Cada vez que ponía en el patio una maceta nueva, siempre cuidaba que estuviera bien alta para que no se la comiera y pudiera intoxicarse... Cuidado con las puertas, cuidado con no pisarla... Cuidado con buscarla y colocarla en su sitio si se perdía en invierno por la casa atraída por el calorcito... A diario... a diario, todos todos los días...
Ella tiene una casita en el patio de la cocina, sabéis? Era una jaula enorme de conejos que una vez limpié y coloqué boca abajo en un rincón, con la base encima (como un techo) y a ella le encantó. Y la hizo suya. Y después de su recorrido diario buscando el sol, siempre volvía allí a dormir. Y cuando acababan las lluvias volvía a colocarle en el marco de arriba pegatinas de colores, despegando las ya descoloridas del año anterior...
Cada mañana, tuviera que hacer lo que tuviera que hacer, mi primera mirada era a ese patio, a las plantas y a doña Estíbaliz. Regaba mi patiodescalza y me perseguía porque le llamaban la atención las uñas pintadas de rosa, la bañaba... Me esperaba con las manitas en su cacharro de comida, como quien tiene en mano el cuchillo y el tenedor.
Todos los niños que han pasado por mi casa, su primera frase era:
-Puedo ir al patio a ver la tortuga?- y en ocasiones les explicaba que estaba durmiendo, para que no la molestasen...
Si en tu casa hay una tortuga, perro, gato, lo que sea, y no hablas apenas de ellos, pues a veces pasan sin pena ni gloria ante las visitas. Pero ese no era mi caso.
Todos mis amigos saben vida y obra de todos mis animales y los sienten como una parte de mi. porque se los meto por los ojos casi a la fuerza hasta que los quieren...
Y bueno, no sé en serio cómo matar el vacío que siento ahora mismo. Sobre todo esos últimos días en que la tuve en mis manos todo el rato, sus curas... con la ilusión que partimos al hospital, echándole aquella foto con su pañalito... la última foto.
Ay... vaya muermazo...

10 comentarios:

Naobi / Cristi dijo...

vaya... era lo ultimo que esperaba leer...
Se que las palabras ahora mismo no sirven de nada, pero lo siento muchisimo. Entiendo perfectamente por loque estás àsando y sé que el vacío que se siente es desolador. Además de la impotencia de sentir que todo lo que has hecho no ha sido suficiente.
Piensa que ahora estará feliz, que su vida era perfecta gracias a que tú te preocupabas por ella y se sentirá eternamente agradecida contigo por todo el cariño que le has dado.
Un abrazo enorme, un beso todabía más grande y mucho, muchisimo animo!

Ada dijo...

Raquel.. cuánto lo siento...

Últimamente estoy algo despegadilla del ordenador (supongo que son rachas) y no había leído que Estíbaliz estaba malica.

Qué penica me da!

Creo que ya te conté que yo tengo otra niña, muy parecida a la tuya (de tamaño prácticamente igual), se llama Gus.

Y allí está en el balcón, tomando el sol. En cuanto me ve aparecer viene como una loca a buscar su comida (eso sí, a Gus no le gustan los tomates, bufa cuando los prueba).

Comprendo perfectamente cómo te sientes, porque para los animalicos soy muy parecida a ti.

Me has dejado pensativa, nunca la he desparasitado, además... Gus es chica, pero nunca ha puesto huevos...

Ahora estaré preocupada, mirando a ver... no vaya a ser que algún día se me plantee el mismo problema.

En fin... siento mucho lo de tu niña!!! Tan guapa ella con su florecilla.... sniffffffff

Ran Chi dijo...

Vaya, Rakel.. Lo siento mucho. Un besazo

Esencial dijo...

Sin palabras.....

No sabes como lo siento bonita..

Mi abrazo más enorme y cálido y mi beso más dulce...

Lunitta dijo...

Rake... Lo siento mucho... Todo mi cariño para ti... Un beso y un fuerte abrazo :)

Glow dijo...

Llevaba mucho tiempo sin pasarme por aquí y según encendía el ordenador pensaba en tu página y ha sido mi primer click, y vaya penita!!
Lo siento muchísimo Rakel, y aunque ahora mismo las palabras no sirvan de mucho, te mando un besote muy fuerte y mucho ánimo, que tus demás niños seguro que no te quieren ver así.
Un besote tesoro XxX

molina dijo...

Vaya, lamento que esta tetralogía de posts haya tenido un desenlace tan desalentador.
No se me da nada bien dar consuelo ni ánimo por medios públicos pero que sepas que has hecho todo lo que has podido por curarla, y eso no es poco. Te mando un contundente superfuerteabrazo pa que te ponga las pilas y tires palante.

Jose Tomás dijo...

Vaya, hacía mucho que no me pasaba por el blog y,creo, que no he elegido un buen momento.
Como Molina, yo tampoco soy bueno dando ánimos...

picapusa dijo...

Jo, cuanto lo siento, comprendo el cariño que le tienes , y le has tenido, yo tengo dos parejas y son mis niñas, son iguales a Estíbaliz, a mi se me pasan las horas mirando como actuan, me encantan.
Al tener chicos y chicas, las veo en las primaveras, mi casa parece sodoma y gomorra, jeje, y verlas poner huevos es un placer.
No había oido nada parecido a lo que le pasó a tu tortuga, y me has dejado impresionada, no quiero ni pensar que algo así le ocurra a mis niñas, hasta ahora me ponen huevos normalmente.Claro que yo las tengo en el huerto, y el solecito ayuda a que dilaten...
Cuanto lo siento de verdad...

un beso

Tenblog dijo...

un besito Win. Lo siento mucho.